Yoga en casa

Descansar cuando practicas Yoga a diario.

Practicar Yoga a diario se ha convertido en parte de mí día a día, y es algo que para mí no supone una obligación. No me supone un esfuerzo enorme como cuando practico otras actividades físicas. Gracias a ser consciente que el Yoga está dentro y fuera de la esterilla he aprendido a escuchar mi cuerpo y respetarlo. Así aplico mi práctica según lo necesite. Pero sobre todo soy consciente que al realizar un esfuerzo físico diario, también mi cuerpo necesita descansar.

El Yoga no es solamente la parte física que vemos, es mucho más. Y cuando descubres su filosofía, te invade y te cambia tu vida por completo. Yamas. Filosofía del Yoga, filosofía de vida.

Practicar Yoga a diario. Saber cuándo descansar

descansar-yogakevala

Desde hace un año practico Yoga a diario, descanso un día a la semana, como mucho dos. Generalmente a lo largo del mes tengo tres semanas de práctica intensa y dinámica y una semana en la que necesito una práctica más relajada. Normalmente coincide y lo hago coincidir con el momento de mi menstruación. Un par de días antes y los primeros días.

Hay mujeres que no sienten ningún síntoma esos días y otras como es mi caso mi cuerpo me pide tranquilidad, escucharme más que nunca. Dedicarme tiempo y por eso adapto mi práctica. Normalmente hago prácticas enfocadas a la apertura de caderas y para estirar mucho la espalda.

A pesar de seguir practicando a diario lo hago de una forma mucho más suave. Si siento molestias o mucha fatiga, que es uno de mis síntomas premenstruales, ese día lo dedico a meditar más y descansar. Es muy importante en tu práctica diaria saber cuándo hay que descansar y parar.

Por qué el descanso es tan importante como la actividad física.

Muchas veces nos tomamos el descanso como algo negativo. Sobre todo cuando adquieres una rutina diaria, el descansar nos lo tomamos como una pérdida de tiempo, cuando en realidad es todo lo contrario. Descansar nuestra mente y nuestro cuerpo, de ese esfuerzo, supone que nuestro organismo asimile todos los cambios que se han producido a lo largo de la práctica. De hecho se necesita ese periodo de descanso para seguir avanzando de forma productiva.

Principio de supercompensación

Este proceso está muy bien explicado en el principio de supercompensación. Y este principio de lo que trata es de como nuestro cuerpo se adapta ante un esfuerzo fuerte tras una práctica o entrenamiento duro. De cómo nuestro cuerpo responde, se recupera y sufre en ese esfuerzo. Una vez ha terminado el esfuerzo en nuestro cuerpo se despiertan una serie de mecanismos que cuando nosotros descansamos, ellos siguen trabajando para soportar esfuerzos de igual o superior intensidad

Este principio viene determinado por:

  • La cantidad de carga durante la práctica: Siempre tienes que realizar una práctica adaptada a tu condición física y al estado de tu cuerpo ese día, escuchar tu cuerpo y adaptarlo es fundamental para saber el tipo de práctica que necesitas.
  • Momento de aplicación de la siguiente práctica. Para que a nuestro cuerpo le dé tiempo a asimilar todo el esfuerzo extra al que ha estado sometido necesita periodos de descanso.

En mi caso hago dos tipos de descanso. A lo largo del mes hago tres semanas de práctica intensa y una semana de práctica relajada. Además en cada semana descanso 1 día y en la semana de práctica más suave, descanso dos días. Pero no solo es importante para este principio el descanso sino también la nutrición.

A su vez este principio tiene tres condiciones muy importantes para que funcione.

Principio de repetición:

Este principio lo que nos dice es que la práctica de un solo día no sirve para mucho. Si quieres ver resultados en tu práctica tiene que ser con un esfuerzo prolongado y repetido en el tiempo. Así nuestro organismo asimilará los cambios.

Principio de sumación:

Tenemos que tener en cuenta que para que nuestra práctica sea completa todo suma, tanto los momentos de esfuerzo físico como los de descanso. Uno sin el otro no funcionarían.

Principio de duración:

Este principio nos indica que la adaptación de nuestro cuerpo a ese esfuerzo puede deberse o bien por la intensidad de la práctica o bien por la duración de esta. Este principio nos indica que la mejor adaptación se debe por una práctica larga.

El principio de supercompensación lo he explicado enfocado a mi práctica personal, pero realmente es un principio básico para cualquier disciplina que suponga un esfuerzo continuo para nuestro cuerpo.



Nutrición en la práctica de Yoga

La nutrición está directamente relacionada con nuestra práctica de Yoga. Para que tu organismo se encuentre equilibrado y poder tener una práctica completa, en la que no sufras problemas digestivos, digestiones pesadas y que esto influya en negativamente en tu práctica. Es mejor seguir unos consejos fáciles sobre la alimentación antes y después de tu práctica.

    Antes de la práctica:

  • No comer nada 1 o 2 horas antes de practicar.
  • Beber bastante agua para estar bien hidratado
  • Evitar alimentos grasos y azucarados que tardamos más en absorberlos y que pueden ocasionarnos acidez, fatiga y molestias en nuestra práctica.
  • Los alimentos más recomendados son las frutas, frutos secos, cereales, arroz, etc.

   Después de la práctica:

Después de la practicar es lógico tener mucha hambre y pensar en darnos atracones, pero esto puede provocarnos dolores de estómago, problemas digestivos, acidez y pesadez. Por eso es mejor seguir estos consejos. A mi desde luego me han ayudado mucho ya que tengo el estómago delicado y no me sientan nada bien los atracones, pero después de practicar tengo tanta hambre que muchas veces no pensaba en que después me sentiría mal.

  • Beber mucha agua para volver a hidratarnos. El agua de coco, agua con limón natural, con pepino, infusiones, etc. Son muy refrescantes y nutritivas.
  • Alimentos idóneos para después de la práctica son aquellos que sean de fácil digestión. Como por ejemplo frutas, semillas, frutos secos, verduras crudas, yogures, cereales, proteína animal como atún o huevo. Dependiendo de a qué hora practiques adapta la comida a ello.

Con el tiempo te das cuenta que la alimentación es un punto muy importante en tu practica de Yoga. Poco a poco vas comprobando que alimentos te sientan mejor que otros, que alimentos te equilibran y cuales desajustan tu equilibrio.

Pero ante todo hay que ser consciente de nuestra situación personal. Hay momentos, como por ejemplo ahora con las vacaciones de semana santa, que para muchos es muy difícil continuar con una práctica diaria. No tenemos que frustrarnos y dejarnos llevar por las ganas que sentimos de practicar. No pasa nada por tomarnos este descanso y disfrutar de él. Y sobre todo, no hay que olvidar que lo que tenemos que hacer es disfrutar del camino y en este camino también necesitamos del descanso.

 

 

 

Por favor sígueme y dale a me gusta:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *